coches híbridos

Mantenimiento de coches híbridos: Particularidades y reto

Aprenda todo sobre los autos híbridos y descubra cómo mantener adecuadamente estos autos.

Los coches híbridos llevan en el mercado desde principios de la década de 2000, pero sólo se han popularizado recientemente.

Hoy en día, estos vehículos están mucho más desarrollados y son más económicos que los primeros modelos fabricados.

A pesar de sus muchas ventajas, estos coches presentan retos diferentes a los motores convencionales de diésel y gasolina, especialmente cuando se trata de su reparación y mantenimiento.

En este artículo, le damos las particularidades de los coches híbridos y le mostramos sus principales retos de reparación y mantenimiento.

 

¿Qué es un coche híbrido?

Un coche híbrido utiliza dos fuentes de energía. Por lo general, esto significa que la energía eléctrica almacenada en las baterías se combina con la energía de combustión de la gasolina o el gasóleo.

Además de los beneficios económicos, los coches híbridos también tienen ventajas medioambientales, como un menor número de emisiones de gases contaminantes.

Conscientes de esta realidad y de la urgencia de crear un mundo sostenible, muchos fabricantes de automóviles están cambiando su oferta para introducir en el mercado más modelos híbridos o totalmente eléctricos.

 

¿Qué tipos de coches híbridos hay en el mercado?

Actualmente, hay 3 tipos de coches híbridos en el mercado:

1. Full Hybrid o híbrido “convencional”

El “Full Hybrid” o, como muchos lo llaman, híbrido “convencional”, fue el primer coche híbrido que salió al mercado.

Este tipo de híbrido utiliza el motor de combustión y el motor eléctrico para moverse, ya sea de forma simultánea o independiente.

Estos coches pueden contener pequeñas cantidades de carga eléctrica que pueden utilizarse para proporcionar una potencia extra que se utiliza con el motor de combustión, mejorando así el ahorro de combustible.

Dado que los motores eléctricos están integrados en la cadena cinemática, un Full Hybrid también puede funcionar sólo con el motor eléctrico. Sin embargo, normalmente sólo a bajas velocidades y en distancias limitadas, ya que las baterías son relativamente pequeñas.

Sin embargo, el pequeño tamaño de las baterías permite cargarlas rápida y completamente con el motor. Y aunque estén completamente descargados, este coche siempre puede conducirse con gasolina o diésel.

 

2. Mild Hybrid o microhíbrido

Al igual que los híbridos “convencionales”, los híbridos suaves o microhíbridos utilizan un motor eléctrico y un motor de combustión, pero las dos fuentes de energía no pueden utilizarse de forma independiente. En cambio, el pequeño motor eléctrico se utiliza exclusivamente para ayudar al motor.

Los sistemas híbridos suaves (MHEV – Mild-Hybrid Electric Vehicles) permiten recuperar energía mediante el frenado. Esta energía puede utilizarse durante la aceleración y para suavizar el arranque del coche.

 

 

3. Híbrido enchufable

Un coche híbrido enchufable (o PHEV) es un híbrido que, como su nombre indica, puede enchufarse para cargar sus baterías eléctricas.

Básicamente, se trata de un coche totalmente híbrido que cuenta con baterías a bordo más grandes que pueden cargarse desde una fuente de energía externa y, por tanto, proporcionan una autonomía eléctrica mucho mayor que la de un coche híbrido “convencional”.

Su gran capacidad de almacenamiento de energía permite una conducción totalmente eléctrica prolongada y puede reducir considerablemente el consumo de combustible.

 

3 retos de la reparación de un coche híbrido

Aunque es difícil argumentar contra el ahorro de combustible, los vehículos híbridos tienen su propio conjunto de requisitos de mantenimiento que difieren de los vehículos de gasolina o diésel.

PARA REALIZAR UNA BUENA REPARACIÓN EN UN COCHE HÍBRIDO, HAY 3 COSAS QUE DEBE SABER:

 

1. La tecnología es sofisticada

La mayoría de los coches híbridos y eléctricos tienen complejos sistemas que controlan el motor del vehículo.

Además, la batería de un coche híbrido también es una pieza especialmente difícil de trabajar.

Los trabajos de reparación comunes, como el cambio de aceite y de las pastillas de los discos de freno, son los mismos que los de otros vehículos, sin embargo, cuando se trata de la tecnología, se requiere mano de obra especializada.

 

2. La sustitución de la batería cuesta mucho dinero

Por regla general, quienes tienen un coche híbrido pueden ahorrar dinero en reparaciones.

Esto puede parecer contradictorio teniendo en cuenta la complejidad de su tecnología. Sin embargo, al estar tecnológicamente evolucionadas, requieren pocas reparaciones durante su vida útil.

La excepción viene cuando hay que cambiar la batería, ya que puede suponer un coste elevado.

 

3. Mecánico con conocimientos tecnológicos

Como se ha mencionado anteriormente, hay ciertos componentes de un coche híbrido que requieren un conjunto especial de habilidades mecánicas que sólo posee un profesional certificado.

Asegúrese de contratar a un mecánico con la formación necesaria para reparar coches híbridos y totalmente eléctricos. Al fin y al cabo, son el futuro.

Las diferencias de reparación y mantenimiento entre un coche híbrido y uno normal son pequeñas.

Sin embargo, para mantener la sostenibilidad de su negocio, es fundamental que dote a su taller de reparación de automóviles de recursos humanos cualificados.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.