selo automóvel

Impuesto de Circulación: Todo lo que debe saber

La compra de un coche es muy habitual para casi todo el mundo y conlleva una serie de obligaciones e impuestos. Por eso es importante averiguar qué gastos fijos tendrá que pagar y cómo pagarlos.

El Impuesto de Circulación de un vehículo toma el nombre formal de Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), y es uno de los impuestos obligatorios en España.

Este impuesto existe desde los años 90, y este sello o viñeta, permite la circulación por las vías públicas, y es recaudado anualmente por los ayuntamientos.

 

¿Qué es el Impuesto de Circulación? 

El Impuesto de Circulación es obligatorio, y tiene por objeto gravar la titularidad de los vehículos matriculados que pueden circular por las vías públicas, cualquiera que sea su clase y categoria.

Se paga una vez al año por el propietario, y tiene un coste variable que depende del ayuntamiento donde esté matriculado el vehículo. En algunas cidades puede costar hasta 5 veces más que en otras más baratas.

 

¿Qué vehículos tienen que pagar el IVTM?

El Impuesto de Circulación es obligatorio para todos los vehículos matriculados en España, y también lo soportan los vehículos con permiso temporal de circulación o con matrícula turística. Sin embargo, hay algunas clases que están exentas del pago del impuesto:

  • Vehículos oficiales (policia, coches diplomáticos…)
  • Servicio sanitario
  • Vehículos para personas de movilidad reducida (grado igual o superior 33%)
  • Transporte público urbano (más de nueve plazas)
  • Maquinaria agrícola (tractores, remolques y semirremolques)
  • Ambulancias
  • Vehículos de colección/ históricos

 

¿Cuánto cuesta el Impuesto de Circulación?  

Aunque existe un importe mínimo de tributación, como se ha mencionado anteriormente, el tipo impositivo del IVTM a pagar varía en función de los distintos municipios.

Puede consultar el importe a pagar en cada ayuntamiento en la página web del gobierno.

Mas sabe quais são os fatores que podem influenciar o valor deste imposto?

 

 

Factores que influyen en el coste del Impuesto de Circulación

 Los principales factores que influyen en el importe del impuesto de circulación a pagar son:

  • Tipología/classe del vehículo
  • Emisiones contaminantes
  • Potencia del vehículo (turismo), cilindrada (motos), peso y número de asientos en el caso de camiones y autobuses
  • Municipio en el que haya que pagarlo

 

Bonificación Impuesto Circulación a algunos vehículos

Aunque algunos conductores puedan tener dudas sobre el pago en los coches híbridos, de gas o electrificados, híbridos enchufables o 100% eléctricos, este tipo de coches también están obligados a pagar el impuesto.

Sin embargo, algunos municipios aplican importantes descuentos (de hasta el 70%) para fomentar una movilidad más limpia y menos contaminante.

También hay otras bonificaciones para otros tipos de vehículos:

  • Hasta 100% para vehículos históricos (más de 25 años)
  • 50% para vehículos matriculados en Ceuta y Melilla

 

¿Dónde se paga el Impuesto de Circulación?

El pago de este impuesto debe realizarse en el ayuntamiento del domicilio fiscal que se indica en el certificado del vehículo. Este ayuntamiento lo notificará al propietario, enviándole una carta con los datos a pagar.

Son los responsables por la gestión, la liquidación, la inspección y la recaudación de este impuesto, y por ello, cualquier duda que tenga, ahí es donde debe dirigirse.

 

 

¿Cómo se paga el Impuesto de Circulación?

Las formas de pago son las habituales para otros impuestos. Puede hacerlo de las siguientes formas:

  • Domiciliación bancaria (la más habitual)
  • Oficinas municipales (la menos recomendable)
  • Oficina bancaria (presentando la carta enviada por el ayuntamiento)
  • Pago on-line

Si desea que otra persona se ocupe de esta situación por usted, debe ponerse en contacto con el servicio de gestoría del RACE.

 

Cuando se paga el Impuesto de Circulación

El impuesto debe pagarse una vez al año, y el periodo para hacerlo es entre el 1 de abril y el 30 de junio.

 

Multa por no pagar el Impuesto de Circulación

No existe una multa específica por impago del impuesto, sin embargo, puede enfrentarse a varias consecuencias si no lo hace.

En caso de impago, recibirá un segundo recibo de pago con un recargo (multa), y si la situación continúa, el impuesto puede acumularse hasta 500 euros.

Si se produce esta situación, el ayuntamiento puede llegar a embargar el vehículo u otros bienes con tal de saldar la deuda.

Además, puede enfrentarse a consecuencias más graves. Por ejemplo, en caso de accidente, la compañía de seguros puede negarse a pagar cualquier indemnización porque el propietario del vehículo no tiene todos los documentos obligatorios al día.

En caso de que quiera vender el vehículo, también tendrá que pagar los impuestos, ya que no puede hacer el cambio de titular.

 

Dar de baja el Impuesto de Circulación 

Al dar de baja el vehículo, también es necesario dar de baja los impuestos para no seguir pagándolos.

Para anular el impuesto de circulación, tiene que acudir al ventanilla de recaudación de su ayuntamiento, y rellenar un impreso con la solicitud de anulación. Antes de hacerlo, averigue toda la documentación necesaria para ello.

¿Quiere saber más sobre el mundo del automóvil? Entonces síganos en Facebook y manténgase al día de todos los contenidos que compartimos a diario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.