como reduzir as emissões de gases de efeito estufa

Cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su coche

¿Sabe cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su coche?

Reducir las emisiones de su coche es bueno para el medio ambiente. Además, un coche más limpio también ofrece mejores prestaciones y ahorro de combustible.

Siga leyendo para saber cómo debe actuar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

8 maneras de empezar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de su coche ahora

Aunque todos los coches fabricados después de 1992 tienen que cumplir la norma europea de emisiones, que clasifica las emisiones que producen y en qué cantidades, ésta se basa en pruebas de laboratorio, por lo que las emisiones reales pueden variar considerablemente.

Afortunadamente, hay algunas cosas que puede hacer para asegurarse de que está reduciendo al máximo las emisiones de gases de efecto invernadero. Tome nota:

 

1. Reduzca la frecuencia con la que conduce

Menos kilómetros significan menos emisiones. Siga estos consejos para reducir el tiempo que pasa conduciendo:

  1. Camine o vaya en bicicleta siempre que pueda;
  2. Utilice el transporte público siempre que sea posible;
  3. Pida a sus colegas y amigos que le lleven;
  4. Utilice los servicios de transporte compartido;
  5. Planifique con antelación para aprovechar al máximo sus viajes. Si el supermercado está cerca de otros lugares que tiene que visitar, haga todo de una vez;
  6. Si tu trabajo lo permite, trabaja desde casa periódicamente.

 

2. Adapte su estilo de conducción

La forma de conducir puede reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Siga estos consejos para reducir las emisiones mientras conduce con seguridad y ahorra combustible:

Conduzca de forma eficiente, evitando una conducción inconstante, evitando aceleraciones y frenadas bruscas.

Haga un mantenimiento preventivo a su coche, siga el programa de mantenimiento del fabricante y utilice el aceite de motor recomendado.

 

3. Elige bien el combustible

A pesar de generar mucha controversia, el uso de combustibles premium es siempre una buena opción.

Este tipo de combustibles contiene agentes limpiadores activos para eliminar la suciedad del motor, mejorando la eficiencia del combustible y reduciendo las emisiones.

Pruebe a repostar tu coche tres o cuatro veces seguidas con este tipo de combustible para ver si nota alguna diferencia.

 

4. Cambiar el aceite

El aceite de motor es el alma de su coche: lubrica, limpia y evita el desgaste.

Consulte el manual de su vehículo para conocer los intervalos de servicio recomendados y compruebe regularmente el nivel de aceite del motor entre los intervalos de servicio y según las directrices del fabricante.

 

 

5. Cambiar el filtro de aire

Cuando un filtro de aire está obstruido, el flujo de aire que llega al motor se reduce, lo que puede dar lugar a una serie de problemas, como la acumulación de residuos que provoca un desgaste prematuro de los componentes del motor.

Compruebe los intervalos de mantenimiento recomendados para saber cuándo debe cambiar el filtro, pero prepárese para cambiarlo con mayor regularidad si utiliza su coche en un entorno más contaminado.

 

6. Compruebe la presión de los neumáticos

Según Michelin, un neumático pierde unos 0,076 bares al mes.

Los neumáticos poco inflados aumentan el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Un neumático poco inflado provoca un mayor consumo de combustible.

Compruebe la presión de los neumáticos según las recomendaciones del fabricante al menos una vez al mes.

 

7. Utilizar el aire acondicionado con moderación

El aire acondicionado aumenta la demanda de su motor, incrementando así las emisiones de gases de efecto invernadero.

Apague el aire acondicionado unos kilómetros antes de llegar a su destino, ya que el sistema permitirá que el aire frío siga circulando por las rejillas de ventilación.

Sin embargo, es importante subrayar que, dependiendo de la ruta y la velocidad, puede ser más eficiente en términos de combustible utilizar el aire acondicionado que viajar con las ventanas abiertas, ya que esto crea cierta resistencia del vehículo, aumentando el consumo de combustible y las emisiones de gases.

 

8. Evite conducir en punto muerto

El ralentí es el régimen más bajo del motor y existe la creencia de que conducir en este estado (normalmente en bajada) conlleva un menor consumo de combustible.

Sin embargo, los sistemas de inyección electrónica, que existen en la mayoría de los coches, ya gestionan el combustible y no es necesario conducir sin una marcha engranada.  En realidad, acabará gastando más combustible.

Si su coche está equipado con un sistema de arranque y parada, asegúrese de que está conectado.

Si la sostenibilidad del planeta es algo que te preocupa, siga los consejos que hemos compartido com usted. Seguro que marcará la diferencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.